Las Fiestas de los hijos de divorciados

El 24 de diciembre de 1994 fue una Navidad diferente para mí: después de casi 20 años de estar divorciados, mis viejos aceptaron volver a compartir una Nochebuena. Hasta entonces tenía que repartirme entre Argentina y Uruguay para pasar una fecha con cada uno.
Los primeros años de mi vida, sin voz ni voto, me tocaba aceptar los planes y decisiones de los adultos. De adolescente empecé a elegir pero tenía que tener cuidado de no ofender a nadie con mi elección. Hasta que llegó esa Navidad del ‘94 en la que plante bandera y dije “si quieren pasar las Fiestas conmigo, vengan a mi casa”. Desde esa fecha mis viejos y el resto de mi familia vienen a mi casa para celebrar la Navidad.
Esta historia fue determinante para que años más tarde tomara muchas decisiones con el norte puesto en que mis hijos no tengan que padecer esas divisiones. Aún así, hoy estoy divorciado y a pesar de haber invitado a ambas familias a pasar juntos la Navidad, mis hijos tendrán que acostumbrarse a esa situación de ir de acá para allá porque los intereses y los egos de los adultos se antepusieron a ellos.
 Divorciados Hijos
Confieso que sentí tristeza por esta situación y por otras conversaciones que se dieron en el contexto de coordinar cómo vamos a pasar estas Fiestas.
La tristeza es una emoción que, en general, nos dice que eso que estamos perdiendo es importante para nosotros. Para mí es importante que mis hijos pasen las Fiestas en familia. Que las Fiestas sigan siendo una celebración. Un momento de encuentro y no de divisiones. Porque suelen ser un momento que queda para siempre en nuestra memoria.
Pero los hechos son otros y tenemos un nuevo desafío por delante: que las Fiestas sigan siendo Felices. Que la Navidad siga siendo un día para celebrar la Vida, la Esperanza y el Amor. Y si hay diferencias que los chicos no sufran las consecuencias. Y digo “tenemos” porque los responsables de que los chicos sean felices somos ambos padres.
Por eso hoy elijo correr el foco de esa circunstancia.  Y en lugar de quedarme con la tristeza de las divisiones elijo agradecer que, aún con nuestras miserias de adultos, mis hijos tienen padres, abuelos, bisabuelas, tíos y amigos que los aman.  
Tal vez este sea uno de los últimos años en que mi hijo menor se sorprenda al ver llegar a Papá Noel. Doy Gracias a Dios por ese momento mágico que sigo teniendo la fortuna de vivir. En definitiva, lo único que nos vamos a llevar de este mundo serán esos momentos de felicidad que compartimos con quienes amamos.
Felices Fiestas para todos! 

Fernando Girasol

Coach Ontológico Profesional // Coaching Ejecutivo y Deportivo. Personal y Equipos. // En mayo de 1993 fue facilitador por primera vez en un retiro espiritual y allí empezó a transitar el camino del Coaching, cuando todavía la profesión no existía como tal. // Se formó y certificó como profesional en el modelo Ontológico, Constructivista y Sistémico (Avalado por AACOP-FICOP) // Se especializó como Coach Deportivo y Coach del Potencial (Talentum- ICF). Se graduó además como Locutor Nacional (ISER) y Periodista (UCA). // Fue profesor de Periodismo Digital y Nuevas Tecnologías de la Información, entre otras materias. // Colaboró como Director de Prensa y Comunicación en la Delegación CABA-GBA de la AACOP (Asoc. Argentina de Coaching Ontológico Profesional). // Es Co-Fundador y Director Periodístico de PressCoaching. // Dictó talleres de liderazgo en el Centro de Formación Deportiva de Christian "Chaco" Giménez en México. Como así también charlas y conferencias en Colombia y Uruguay. // Como parte del Cuerpo Técnico del Club Social y Deportivo Liniers logró el ascenso a la categoría C del torneo de la AFA. // Fue coach del área Mentality de ácumen, el centro de entrenamiento para deportistas de alto rendimiento. // Algunos de los Beneficios de un proceso de Coaching con Fernando Girasol: - Identificar la brecha que hay que recorrer para alcanzar los objetivos deseados. - Mejorar la comunicación y las relaciones en los vínculos personales y profesionales. - Adquirir hábitos saludables. - Adquirir herramientas para gestionar Emociones y Estados de Animo. - Practicar el arte de la Escucha Activa y Generosa. - Identificar las F.O.D.A. (Fortalezas. Oportunidades. Desafíos y Amenzas) - Diseñar el futuro deseado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *